The Blog

negociar-precio-vivienda

¿Sabes negociar el precio de compra de una vivienda? Hoy te damos algunas nociones para que puedas enfrentarte a esta negociación y salir airoso.

Consejos para negociar la compra de una casa

Mercado inmobiliario

Antes de empezar, es muy importante ser consciente de la realidad del mercado inmobiliario en el momento de tomar decisiones, ya que los desequilibrios en oferta o demanda condicionarán mucho la subjetividad de las decisiones de ambas partes (comprador y vendedor), que tendrán seguro percepciones de mercado e intereses completamente opuestos.

Cuando la demanda de viviendas es alta y la oferta baja, como compradores, tendemos a “aceptar” de algún modo que tendremos que pagar un precio más alto del que inicialmente teníamos previsto. De lo contrario, cuando el escenario es favorable al comprador porque existe oferta de viviendas suficiente, pero no demanda, es el vendedor quien asume de antemano que deberá bajar de precio para conseguir vender su vivienda.

Por lo general, el vendedor suele anticiparse a esta negociación y eleva el precio de la casa esperando obtener finalmente el precio de venta que tenía previsto. Por todo esto, analizar el mercado de la manera más objetiva posible para fijar un rango de precios del que intentar no salirse es el primer paso a tener cuenta. Conocer los precios de viviendas similares, en las zonas que te interesan, fijarnos en el precio medio del metro cuadrado o incluso estar atento a la rotación de viviendas o el tiempo que la vivienda que nos interesa ya se encuentra en el mercado, así como las posibles rebajas del precio inicial, nos pueden dar pistas de la urgencia del vendedor por vender y, por tanto, de la posibilidad de conseguir una rebaja del precio final mayor o menor.

Capacidad financiera

Pero no sólo esto, de manera previa es muy importante haber calculado nuestra capacidad financiera para ser realistas a la financiación a la que podremos tener acceso como ya te contamos en el artículo Trámites a seguir en la compra de tu vivienda.

Cuando ya nos hemos fijado y decidido por una vivienda, no está de más seguir investigando, a través de la petición de una nota simple.  Este documento, de fácil solicitud, nos facilita información sobre el estado hipotecario de la vivienda. Si tiene cargas pendientes (hipoteca, tasas, embargos, etc.) son indicadores a tener en cuenta; sobre todo importante fijarnos en la existencia de embargos, que indican problemas económicos del vendedor y por tanto, cierta prisa por vender.

Si la vivienda presenta cargas hipotecarias, se nos abre la opción de financiarnos a través de una subrogación de la hipoteca inicial, por lo que los gastos inherentes a la operación se reducen considerablemente, repercutiendo en la cifra final del coste que como compradores deberemos asumir. Una vez realizado este trabajo de campo previo, es momento de meternos de lleno en la negociación, propiamente dicha.

Negociación

En una negociación importante, como es el caso, debemos transmitir seriedad y calma (lo contrario de mostrarnos ansiosos ante el vendedor o tener prisa).

  • Tomar la iniciativa a la hora de presentar la primera oferta o contraoferta al precio de venta te posiciona en ventaja frente a otros compradores.
  • Tu oferta debe reflejar tu interés en el inmueble, aunque mostrando al vendedor que cuentas con otras opciones entre las que decidirte.
  • Marcar un plazo concreto para recibir una respuesta puede resultar una buena técnica para forzar la decisión a tu favor ante el riesgo de perder a un comprador decidido.
  • En cuanto al importe, es importante presentar una oferta inferior al precio máximo dispuesto a pagar, así en caso de tener que seguir negociando, tendremos cierto margen para poder presentar otra oferta.

Oferta

Por lo general, no suelen presentarse ofertas con un descuento superior al 20% del precio medio de las viviendas similares en la zona. Tensar demasiado la negociación puede significar una negativa rotunda por parte del vendedor y correr el riesgo de que ésta finalice.

Eso sí, encontrar argumentos sólidos para sustentar nuestra oferta poniendo sobre la mesa razones objetivas para solicitar esa rebaja de precio, como pueden ser el estado de conservación o la antigüedad del inmueble, resultan fundamentales para respaldar la cifra propuesta.

 

En todo este proceso, la educación y el respeto juegan a tu favor para ganarte la confianza del vendedor y acercar posiciones que beneficiarán a ambas partes, pues ambos saldréis beneficiados de llegar a un buen acuerdo.

Ante cualquier duda, llámanos sin compromiso e infórmate. Estaremos encantados de atenderte y resolver todas tus dudas. Vender o comprar un inmueble no es tan difícil si te dejas asesorar por expertos inmobiliarios de tu zona.

×

Powered by WhatsApp Chat

× ¿Cómo puedo ayudarte?