The Blog

post-renta

Es en estas fechas, cuando todavía no hemos digerido el cambio de ejercicio, cuando empezamos a darnos cuenta de que la temida declaración de la renta está ahí de nuevo, a la vuelta de la esquina. El goteo de certificados de nuestros bancos, las ONG’s con las que colaboramos entrando por bandeja de entrada y en nuestro propio buzón, nos hacen repasar mentalmente todo aquello que no se nos puede pasar para “conseguir” realizar este trámite con las mejores garantías de éxito – léase sin meter la pata, y sobre todo consiguiendo las mayores desgravaciones y deducciones posibles – para que nuestra renta resulte “a devolver”.

Hoy en Anfein queremos echarte un cable en este proceso, comentándote no sólo las principales novedades, sino aquellos tips que más pueden ayudarte, sea cual sea tu situación (viviendo de alquiler o contando con vivienda en propiedad).

 

Novedades Declaración de la Renta 2021

Las principales novedades del IRPF de 2021 (la Declaración de la Renta que se presenta en el año 2022) contemplan el aumento de dos puntos del tipo estatal que grava las rentas del trabajo de más de 300.000 euros, hasta el 47%, y tres puntos para las rentas de capital de más de 200.000 euros, hasta el 26%. Para empezar, no está mal. Si a esto le añadimos que la aportación máxima a planes de pensiones privados individuales pasa de 8000 a 2000 €, encontrar cómo reducir nuestra “factura fiscal” se complica.

También se gravan más las rentas del ahorro (las ganancias reales procedentes de la venta de bienes y las que se imputan al donante, aunque no reciba nada, al donar bienes que acumulen ganancias, los intereses de cuentas y depósitos, lo obtenido al vender obligaciones y bonos, o lo cobrado de seguros de vida).

 

Deducciones en vivienda

Aunque, si hablamos de vivienda, tenemos buenas noticias para ti.

Si eres propietario y firmaste tu préstamo hipotecario antes del 1 de enero de 2013, puedes seguir desgravando hasta el 15% de lo pagado en el último año con una base máxima de 9.040 euros, es decir, hasta 1.356 euros en tu declaración. También son deducibles los gastos de escritura de compra y de hipoteca (notario, gestoría, tasación e impuestos), así como tu seguro de hogar o de vida vinculados. Algunas comunidades autónomas presentan otros descuentos por otros conceptos relacionados con la vivienda habitual.

Pero si lo tuyo es el alquiler, sabrás que los inquilinos que dispongan de un contrato de arrendamiento firmado antes del 1 de enero de 2015 (incluidas ampliaciones posteriores) cuentas con una desgravación estatal del 10,05% del alquiler pagado, hasta un máximo de 24.197,20 euros anuales de base imponible.

Por otro lado, los ingresos generados gracias al alquiler de un inmueble también tienen que ser incluidos en la declaración de la renta, y se pueden deducir todos los gastos necesarios para la obtención del alquiler, como el IBI, el seguro de hogar, los gastos de comunidad o las tasas municipales del servicio de recogida de basura, con el límite de los ingresos obtenidos.

En Madrid, el contribuyente debe tener menos de 35 años, aunque se establece que si se encuentra en paro con cargas familias y tiene entre 35 y 40 años, también puede beneficiarse de la deducción, que será del 30% con un máximo de 1.000 euros. Te dejamos más información si quieres saber más, según tu comunidad.

Deducciones ‘de moda’ en la Renta 2021

Aunque el plato fuerte este ejercicio son las deducciones por eficiencia energética. Por invertir en la vivienda hay muchas deducciones tanto a nivel estatal como autonómico, buscando reducir nuestra factura energética y mejorar el estado de las viviendas en el mercado inmobiliario. Además, las ayudas de entidades locales están exentas. Aunque este año el plazo se limita a las cantidades devengadas a partir del 6 de octubre del 2021.

Por obras en la vivienda habitual que rebajen un 7% la demanda de calefacción y refrigeración, se opta a una deducción del 20%, con un máximo de 5.000 euros por vivienda. Las que reduzcan el consumo de energía no renovable el 30% o mejoren la calificación energética a A o B la deducción pasa al 40%, con un máximo de 7.500 euros. Finalmente, se llega a una deducción del 60% y un máximo de 15.000 euros por actuaciones de rehabilitación energética en edificios residenciales donde caiga el consumo el 30% o se alcance la certificación A o B.

Así que, si todavía te quedan dudas, te invitamos a visitarnos, ponemos a tu disposición nuestro saber hacer y te orientamos si tienes pensado vender. Este año por ejemplo la venta de la vivienda tributa como una ganancia patrimonial como la diferencia entre el precio de venta y el de adquisición. El tipo oscilaba entre el 19% y el 23% hasta 2020, y hasta el 26% a partir del 2021. Pero también hay que tener en cuenta que se pueden incluir todos los gastos abonados por la venta del inmueble, como el registro de la propiedad, el notario o las comisiones de la agencia inmobiliaria.

Sea cual sea tu situación, si buscas u ofreces alquiler o tienes pensado reformar, recibirás nuestro mejor asesoramiento ayudándote a ahorrarte unos euros en tu presupuesto final.

×

Powered by WhatsApp Chat

× ¿Cómo puedo ayudarte?