The Blog

Cosas-a-tener-en-cuenta-si-te-vas-a-vivir-solo

¡Enhorabuena! Si estás leyendo esto es porque te has decidido a vivir solo o, al menos, lo estás pensando. Y eso es un cambio a celebrar. Una nueva aventura y apasionante para la que debes preparar algunos aspectos antes de tomar la decisión final.

Ya sea porque dejas la casa familiar por primera vez o porque dejas de compartir piso con amigos o una ex pareja, desde Anfein Inmobiliaria queremos ayudarte en este proceso con unos tips a tener en cuenta a la hora de irte a vivir solo. Porque, aunque pueda parecer sencillo, tomar las decisiones acertadas y hacerlo con previsión te salvarán de más de un dolor de cabeza. Toma nota de lo que te vamos a contar en este artículo desde nuestra experiencia en el sector inmobiliario y disfruta de tu nueva vida desde el momento en que tomas la decisión.

Tips a tener en cuenta a la hora de irte a vivir solo

Independizarse es todo un reto que merece la pena vivir con la mayor seguridad posible en el momento de tomar decisiones tan importantes como la zona en la que vas a vivir, el tipo de vivienda que vas a alquilar o comprar, los gastos a los que tendrás que hacer frente, etc. Haz de esta experiencia tan emocionante, una experiencia única e irrepetible con el mejor sabor de boca posible.

  • ¿En qué zona vas a vivir? Aunque algunas personas no le dan demasiada importancia a este aspecto, lo cierto es que es fundamental tenerlo en cuenta tanto para encontrar una zona que reúna los servicios que necesitas en ese momento, cerca de tu trabajo, etc. como para economizar al máximo los gastos (transporte, zonas más o menos ‘de moda’, etc.). Determina la zona en la que te gustaría vivir, busca viviendas que se ajusten a tus necesidades y posibilidades y descarta aquellas que supongan un gasto que no vas a poder afrontar con tranquilidad.
  • Tipo de vivienda. Puede que te guste vivir en una zona residencial o un adosado, un chalet o un loft. Que tengas la idea clara de lo que quieres es perfecto, pero no te cierres a otras posibilidades que se ajusten más a tus necesidades reales: una vivienda más pequeña, ya que vas a vivir solo, te resultará más cómoda a la hora de mantenerla día a día y de costear los gastos que tenga. ¡A tiempo de dar el salto a una casa más grande siempre estás!
  • Escucha a los profesionales. Los gestores inmobiliarios te pueden ayudar a encontrar la vivienda que buscas con las mejores condiciones ya que conocen el mercado a la perfección. Hazles saber qué tipo de casa buscas, cuántas habitaciones, qué servicios buscas y el presupuesto del que disponen y ellos ceñirán la búsqueda a los criterios marcados. Además, te acompañarán a ver las diferentes posibilidades y, en el caso de decidirte por una vivienda, te asesorarán en cuanto a los requisitos legales, te ayudarán a comprender y revisar hasta la letra más pequeña del contrato, evitarán que firmes las conocidas como cláusulas abusivas, etc.
  • Elabora un presupuesto mensual y anual. Esto es fundamental si quieres vivir solo y dormir cada noche. ¡No te lances a la aventura en este aspecto! Si defines un presupuesto mensual y anual de gastos fijos (luz, agua, gas, internet, compra, etc.) sabrás exactamente qué te puedes permitir y qué no, y evitarás sorpresas desagradables que te puedan ahogar una vez instalado en tu nueva casa.
  • Organiza las tareas de la casa. Después de vaciar las cajas de tu mudanza, establece una rutina de tareas diarias y semanales con las que mantener tu casa en perfectas condiciones siempre. Aunque te parezca una tontería, establecer unos hábitos desde el principio te resultará muy cómodo.
  • Conoce a tus vecinos. Una vez instalado, haz por conocer a tus vecinos. En el caso de que necesites cualquier cosa, ellos son los que están más cerca y nunca sabes lo que puedes necesitar en un momento determinado.
  • Llaves de tu nuevo hogar a familiares o amigos. Si estás de alquiler, tu casero o casera tendrán llave, pero es mejor que algún familiar y amigo tengas una copia por si las pierdes o las dejas dentro de casa. Facilita una copia a alguien con quien tengas mucha confianza y despreocúpate de cualquier contratiempo con ellas.
  • Disfruta de este nuevo e ilusionante proceso personal. Decora tu casa con objetos personales, fotos y cuadros y un estilo propio que lo haga acogedor. Convierte el inmueble en un hogar y vive allí nuevas experiencias.

Cierra los ojos, visualiza las llaves abriendo la puerta de tu nuevo hogar, entra, descálzate y disfruta de cada sensación. Comienza tu nueva vida. ¡Enhorabuena! Hogar, dulce hogar.

×

Powered by WhatsApp Chat

× ¿Cómo puedo ayudarte?